Uno de los libros pilares para entender y llevar a la práctica las frases motivadoras de Robert Kiyosaki está dentro de las lecciones de Padre Rico, Padre Pobre. En este artículo obtendrás un resumen para que saques tus propias conclusiones.

 

Los libros de Robert Kiyosaki han dado la vuelta al mundo más de una vez y en distintos idiomas. Su éxito es tal que hasta el propio Donald Trump le propuso que lo acompañe en la creación de su libro. Sin embargo, las lecciones de Padre rico, Padre pobre siguen siendo para muchos, la columna vertebral y motivacional de emprendedores e inversores.

En esta ocasión, este libro fue realizado en co-autoría con Sharon Lechter y logró no sólo la reproducción textual, sino también la conversión del audio libro Padre rico, Padre pobre, resumen de sus fragmentos originales.

El hecho de que existan tanto resumen de Padre rico, Padre pobre, responde a la necesidad que algunos manifestaron de tomar sus lecciones. Por esta razón, la publicación alcanzó el formato pdf, virtual, audio libro, etc.

Aún más, el formato de Padre rico, Padre pobre en audiolibro convirtió a esta edición en un canal de capacitación y estimulación para muchas personas que se vieron reflejadas con las frases motivaciones de Kiyosaki.

 

¿De qué se trata?

 

Inspirado en la relación que el propio Kiyosaki tuvo durante su infancia con su padre, a quien entonces denominó “Padre rico”, el libro aún convive con la dualidad de que no se sabe hasta dónde esa reunión de anécdotas son realmente reales o sirven como ficción para la recreación de historias que, finalmente, atravesó para llegar hasta donde está ahora.

Quienes sospechan de la falta de veracidad, aducen que el libro está plagado de alegorías sobre su padre rico y es que, en verdad, tienen una marcada tendencia por diferenciar la esfera del dinero, el trabajo y la vida, y cómo estos tuvieron influencia en él.

En conclusión, Padre rico, Padre pobre, versa sobre la importancia de la educación financiera, que principalmente él la recibió durante su estadía Hawai, pero además ajuta clavijas al hablar de las corporaciones porque asegura que gastan antes de pagar impuestos, al revés de lo que hace el común de las personas.

Determinante respecto a lo que la sociedad ignora, Kiyosaki asegura que las empresas se desenvuelven dentro de un imaginario que las condona como entidades, pero que la sociedad podría usarlas, sin embargo, especialmente los más pobres, ni siquiera sabrían cómo hacerlo.

En este sentido, la conclusión de Padre rico, Padre pobre es sencilla, pero extrañamente difícil de copiar puesto que aseguran, Kiyosaki y Lechter- “la riqueza es medida como el número de días que el ingreso de tus activos puede mantenerte, y la libertad financiera se logra cuando tu ingreso mensual por tus activos excede tus gastos mensuales”.

De hecho, todas las prácticas conocidas hasta entonces, son derribadas sin más por este experto del que les hablamos hoy. Es que a sus ojos, los ricos no se hacen ricos ahorrando puesto que eso es una falsa ilusión que genera más frustraciones que riquezas, y oportunidades de celebrar la riqueza. El dinero llega ejercitando, al igual que la musculación se forma con ejercicios.

El resumen, del resumen

Si, es cierto, no es posible hacer un artículo con el resumen de Padre rico, Padre pobre completo. Por lo que vamos a destacar algunas de las partes de esta interesantísima publicación que, siendo la segunda de co autoría de Kiyosaki, supo ganarse un lugar en las bibliotecas de los inversores.

Por ejemplo, en el resumen de Padre rico, Padre pobre, capítulo 3, está la clave que estimula a todo emprendedor a dedicarse a lo suyo. Kiyosaki dice “Atienda su propio negocio” y hace referencia al caso de Ray Kroc que hizo de las hamburguesas al paso un negocio multi millonario conocido como McDonalds.

El error de quien quiere ganar dinero es confundir la profesión con su negocio dado que los problemas financieros llegan, con frecuencia, cuando trabajamos para otro y no para nuestro propio negocio. Si somos profesionales, tenemos que tener un negocio propio.

En retrospectiva, en el resumen de padre rico padre pobre capítulo 2, ya viene hablando de este asunto cuando dice que las personas trabajan siempre para otros, “para los dueños de las compañías, para el gobierno, para el banco en el que tienen su hipoteca”, pero ninguno de ellos trabaja para su propio negocio.

La constante comparativa entre lo que hace un rico y lo que obtiene un pobre puede convertirse en poco llevadera para muchos, de hecho, es una de las críticas que recibió.

En el resumen de padre rico padre pobre capítulo 5, el mensaje está enfocado directamente a aquellos que, aún recibiendo la estimulación que buscan, retrasan sus decisiones o deliberadamente las abandonan por darle a lugar a los miedos. Este estado emocional, para Kiyosaki, representa un estado de pobreza.

Los ricos, según versa, no tienen miedo de tomar decisiones y mucho menos de perder. Su grandeza y poder está apoyado sobre cada una de las instancias decisivas de su día a día.

En sus palabras: “La inteligencia financiera consiste en tener más opciones. Si las oportunidades no se presentan, ¿qué más puede hacer usted para mejorar su posición?”.

Sin dudas, el libro Padre rico, Padre pobre, tiene mucho más que compartir que lo que hemos visto en este artículo. ¿Será esta una buena ocasión de iniciar el camino como inversor o emprendedor de la mano de Kiyosaki? Si aún no diste el primer paso, pues es momento de poner el primer ojo en un material de lectura que realmente vale la pena.

(Visited 3 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *