Codicia y miedo se entremezclan para gobernarnos. Si no somos capaces de salir de su dinámica, estaremos atrapados para siempre.

Por Robert Kiyosaki

Querido lector:

Fue en 1956, yo tenía 9 años.

Hubo un día en el que mi padre rico vino a hablar conmigo y mi amigo Mike después de nuestro turno en la tienda de comida.

En ese momento, estábamos trabajando gratis, ni siquiera recibíamos nuestro salario original de 10 centavos por hora que habíamos acordado. Fue parte de las lecciones que mi padre rico estaba tratando de enseñarnos, pero todavía estábamos teniendo problemas para comprender lo que él quería que aprendiéramos.

La siguiente conversación se produjo tres semanas después de que nos diera esa primera gran lección sobre la diferencia entre trabajar por dinero y tener dinero trabajando para ti.

“¿Aprendieron algo?”, comenzó mi padre rico.

Mike y yo nos miramos, nos encogimos de hombros y negamos con la cabeza al unísono.
“Ustedes muchachos deberían comenzar a pensar. Están presenciando una de las lecciones más grandes de la vida. Si lo aprenden, disfrutarán de una vida de gran libertad y seguridad. Si no lo hacen, terminarán como esa gente que se sienta a mirar las palomas en el parque. Trabajan muy duro por poco dinero, aferrándose a la ilusión de la seguridad que les da el empleo y esperando unas vacaciones de tres semanas cada año, con una pensión escasa después de 45 años de labor. Si eso les emociona, les daré un aumento de 25 centavos por hora”.«Pero estas son buenas personas, trabajadoras. ¿Te estás burlando de ellos?”, le dije.

Una sonrisa apareció en el rostro de mi padre rico.
“Puedo sonar poco amable porque estoy haciendo todo lo posible para señalarles algo a ustedes dos. Quiero ampliar su punto de vista para que puedan ver algo que la mayoría de las personas no tiene el privilegio de ver porque su visión es demasiado estrecha. La mayoría de la gente nunca ve la trampa en la que está”.Mike y yo nos sentamos sin entender su mensaje. Sonaba cruel, sin embargo, pudimos sentir que estaba tratando de conducirnos al punto.

Con una sonrisa, mi padre rico dijo: «¿No les parece que 25 centavos por hora suene bien? ¿No hace que sus corazones latan un poco más rápido?»

Negué con la cabeza, pero realmente era así. Aunque veinticinco centavos por hora era mucho dinero para mí.

«Está bien, te pagaré un dólar por hora», dijo el padre rico con una sonrisa socarrona. Ahora mi corazón comenzó a acelerarse. Mi cerebro estaba gritando, «Tómalo. Tómalo”. No podía creer lo que estaba escuchando. Aun así, no dije nada.

«Está bien, dos dólares por hora». Mi pequeño cerebro y mi corazón casi explotaron. Después de todo, era el año 1956 y el pago de USD 2 por hora me habría convertido en el niño más rico del mundo. No podía imaginarme ganando esa cantidad de dinero. Quería decir que sí. Quería el trato. Podía imaginarme una nueva bicicleta, un nuevo guante de béisbol y la admiración de mis amigos. Además de eso, Jimmy y sus amigos ricos nunca podrían volver a llamarme “pobre”.

Pero de alguna manera mi boca se mantuvo cerrada.

Mi padre rico estaba mirando a dos niños que lo miraban fijamente, con los ojos bien abiertos y el cerebro vacío. Nos estaba probando y sabía que había una parte de nuestras emociones que quería aceptar el trato. Comprendió que cada persona tiene una parte débil y necesitada de su alma que se puede comprar, y sabía que cada persona también tenía una parte de su alma que era resistente y nunca se podía comprar. Era solo una cuestión de cuál era más fuerte.

“Está bien, cinco dólares por hora”.

De repente me quedé en silencio. Algo había cambiado. La oferta era demasiado grande y ridícula. No muchos adultos en 1956 ganaban más que eso, pero rápidamente mi tentación desapareció, y la calma se instaló. Lentamente, giré a mi izquierda para mirar a Mike. La parte de mi alma que era débil y necesitada fue silenciada. La parte de mí que no tenía precio se hizo cargo. Sabía que Mike también había llegado a ese punto.

Miedo y codicia: la batalla sin fin
Las vidas de las personas están controladas para siempre por dos emociones: el miedo y la codicia.

«Bien», dijo mi padre rico en voz baja. “La mayoría de la gente tiene un precio. Y tienen un precio debido al manejo de dos emociones humanas llamadas ‘miedo’ y ‘codicia’. Primero, el temor de no tener dinero nos motiva a trabajar duro, y luego, una vez que recibimos el pago, la codicia o el deseo nos hace pensar en todas las cosas maravillosas que el dinero puede comprar. Entonces se establece el patrón».

“¿Qué patrón?” Pregunté.
“El patrón de levantarse, ir a trabajar, pagar las cuentas; Levántate, ve a trabajar, paga cuentas. Las vidas de las personas están siempre controladas por dos emociones: el miedo y la codicia. Ofréceles más dinero y continúan el ciclo aumentando sus gastos. Esto es lo que yo llamo ‘la carrera de ratas’».«¿Hay otra manera?», preguntó Mike.

«Sí», dijo mi padre rico lentamente. «Pero solo unas pocas personas la encuentran».

«¿Y cuál es?”, preguntó Mike.

«Eso es lo que espero que aprendan mientras trabajan y estudian conmigo. Es por eso que eliminé todas las formas de pago», dijo.

«¿Alguna pista?», preguntó Mike. «Estamos un poco cansados de trabajar duro, especialmente por nada».

«Bueno, el primer paso es decir la verdad», dijo mi padre rico.

«No hemos estado mintiendo», le dije.

«No dije que estuvieran mintiendo. Digo que digan la verdad”, replicó mi padre rico.

“¿La verdad sobre qué?”, pregunté.

«Sobre cómo te sientes», dijo mi padre rico. «Y no tienes que decírselo a nadie. Solo admítelo para ti mismo”.

«Quiere decir que la gente en esta planta, la gente que trabaja para usted, ¿no hacen eso?», le pregunté.

«Lo dudo», dijo mi padre rico. “En cambio, sienten el miedo de no tener dinero. No lo confrontan lógicamente. Reaccionan emocionalmente en lugar de usar sus cabezas», dijo mi padre rico. “Luego, reciben un poco de dinero en sus manos y, nuevamente, las emociones de alegría, deseo y codicia se hacen cargo. Y vuelven a reaccionar, en lugar de pensar”.

«Así que sus emociones controlan su cerebro», dijo Mike.

«Así es», dijo mi padre rico. Y profundizó algo muy importante:
“En lugar de admitir la verdad sobre cómo se sienten, reaccionan a sus sentimientos y dejan de pensar. Sienten el miedo, así que van a trabajar, esperando que el dinero los alivie, pero no lo hace. Continúa persiguiéndolos y regresan al trabajo, esperando que el dinero calme sus temores, y nuevamente no lo hace.

“El miedo los mantiene en esta trampa de trabajar, ganar dinero, trabajar, ganar dinero, esperando que el miedo desaparezca. Pero cada día se levantan, y ese viejo miedo despierta con ellos. Para millones de personas, ese viejo temor los mantiene despiertos toda la noche, causando una noche de confusión y preocupación. Así que se levantan y van a trabajar, con la esperanza de que un sueldo mate al miedo que corroe su alma.

“El dinero está manejando sus vidas, y se niegan a decirse la verdad sobre eso. El dinero es el que controla sus emociones y sus almas».Mi padre rico se sentó en silencio, dejando que sus palabras llegaran. Mike y yo escuchamos lo que dijo, pero no entendimos completamente de qué estaba hablando. Solo sabía que a menudo me preguntaba por qué los adultos se apresuraban a ir al trabajo.

No parecía muy divertido, y nunca se veían tan felices, pero algo los mantenía haciéndolo.

Al darse cuenta de que habíamos absorbido todo lo posible de lo que él estaba hablando, mi padre rico dijo: “Quiero que ustedes, muchachos, eviten esa trampa. Eso es realmente lo que quiero enseñarles. No solo ser ricos, porque ser rico no resuelve el problema».

«¿No?», pregunté, sorprendido.
«No, no lo hace. Déjame explicarte la otra emoción: el deseo. Algunos lo llaman codicia, pero yo prefiero el deseo. Es perfectamente normal desear algo mejor, más bonito, más divertido o emocionante. Así que la gente también trabaja por dinero debido al deseo. La gente desea dinero porque cree que pueden comprar la felicidad. Pero la alegría que trae el dinero a menudo es de corta duración, y pronto necesitan más dinero para tener más alegría, más placer, más comodidad y más seguridad. Así que siguen trabajando, pensando que el dinero calmará sus almas, que están perturbadas por el miedo y el deseo. Pero el dinero no puede hacer eso”.«¿Incluso los ricos hacen esto?», preguntó Mike.

«Incluso la gente rica”, dijo. «De hecho, la razón por la que muchas personas ricas son ricas no es por el deseo, sino por el miedo”.
“Creen que el dinero puede eliminar el miedo a ser pobre, por lo que acumulan toneladas de dinero, solo para descubrir que el miedo empeora, porque en ese momento temen perder el dinero. Tengo amigos que siguen trabajando aunque tengan mucho. Conozco personas que tienen millones y que tienen más miedo ahora que cuando eran pobres.

«Están aterrorizados de perderlo todo. Los temores que los llevaron a enriquecerse empeoraron. Esa parte débil y necesitada de su alma en realidad está gritando más fuerte. No quieren perder sus grandes casas, sus autos y el dinero de la vida. Se preocupan por lo que dirían sus amigos si perdieran todo su dinero.

«Muchos están emocionalmente desesperados y neuróticos, aunque parecen ricos y tienen más dinero».«Entonces, ¿un hombre pobre es más feliz?», pregunté.

«No, no lo creo», respondió mi padre rico. «Evitar el dinero es tan psicótico como estar atado a él».

Justo en ese momento un mendigo pasó por nuestra mesa, se detuvo junto a la basura y la revolvió. Los tres lo observamos con gran interés, cuando antes probablemente lo hubiéramos ignorado.

Mi padre rico sacó un dólar de su billetera e hizo un gesto al hombre mayor. Al ver el dinero, el hombre se acercó de inmediato, tomó el billete, dio las gracias a y se marchó, extasiado con su buena fortuna.

«No es muy diferente a la mayoría de mis empleados», dijo mi padre rico. «He conocido a mucha gente que dice: ‘Oh, no me interesa el dinero’. Sin embargo, trabajan en un empleo ocho horas al día. Eso es una negación de la verdad. Si no les interesaba el dinero, ¿por qué trabajan? Ese tipo de pensamiento es probablemente más psicótico que una persona que acumula dinero».

Mientras estaba sentado escuchando a mi padre rico, mi mente volvió a las innumerables veces que mi propio padre dijo: «No me interesa el dinero».

Decía esas palabras a menudo. Y también se cubría diciendo: «Yo trabajo porque amo mi trabajo».

«Entonces, ¿qué hacemos?», le pregunté. «¿No trabajas por dinero hasta que todos los rastros de miedo y codicia hayan desaparecido?».

«No, eso sería una pérdida de tiempo», dijo mi padre rico. “Las emociones son lo que nos hace humanos. La palabra ‘emoción’ significa ‘energía en movimiento’. Lo que hay que hacer es ser sincero acerca de tus emociones y usar tu mente y las emociones a tu favor, no contra ti mismo».

Esta lección es algo con lo que muy pocas personas pueden lidiar. No es tan difícil entender la verdad que hay en ello…

¿Pero puedes realmente usar ese conocimiento para cambiar tu comportamiento?

Seguimos la semana próxima.

Saludos,

Robert Kiyosaki

 

(Visited 60 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *