Posts in Padre Rico Diario

Las nuevas reglas del dinero

Querido lector,

La mayoría de nosotros hemos escuchado alguna vez el cuento del gran lobo feroz y los tres cerditos. Es una gran historia que posee muchas lecciones de vida aplicables para todas las edades.

Según la historia, había tres cerditos: Un cerdo construyó su casa de paja. El segundo construyó su casa con madera. Y el tercero construyó su casa de ladrillos.

El cerdo que construyó su casa de paja fue el que terminó primero, así que tuvo mucho tiempo para jugar. Pronto, alentó al segundo cerdo a apurarse y terminar su casa de madera, para poder tener a alguien con quien jugar.

Cuando el segundo cerdito terminó, ambos reían, cantaban, jugaban y se burlaban del tercer cerdo –el que edificaba su casa con ladrillos- por trabajar tan duro y tardar tanto en construirla. Finalmente, la casa de ladrillos fue terminada y los tres cerdos pudieron disfrutar juntos de la vida.

Pero, un día, vino el lobo.

Al ver al lobo acercándose, los tres cerdos corrieron a sus respectivos hogares. Deteniéndose primero frente a la casa de paja, el lobo exigió que el cerdito saliera. Cuando el cerdo se negó, el lobo simplemente sopló y la casa de paja voló por los aires.

El cerdo de la casa de paja corrió hacia la casa construida con palos. Una vez más, el lobo exigió que los cerdos salieran, pero éstos se negaron. Con un resoplido y una bocanada, el lobo hizo volar la casa de palos y los dos cerdos corrieron hacia la casa de ladrillos.

Ahora, confiado en que tenía tres comidas, el lobo se acercó audazmente a la casa de ladrillos y exigió a los tres cerdos que recapacitaran, y una vez más los tres se negaron. Según la historia, el lobo resopló, resopló y sopló tan fuerte como pudo, pero la casa de ladrillos no se derrumbó.

Una y otra vez, el gran lobo feroz resopló y resopló, pero no logró destruir la casa. Agotado, el lobo finalmente se fue, y los tres cerditos festejaron.

En el cuento, los dos primeros cerdos aprendieron la lección y pronto construyeron sus propias casas de ladrillo, y todos vivieron felices para siempre.

Pero como saben, la historia de “Los tres cerditos” es solo un cuento. En la vida real, la gente le pide al gobierno que los rescate con el dinero de los contribuyentes, y luego reconstruyen sus casas de paja una y otra vez. El cuento vuelve a repetirse, las lecciones no se aprenden, y el lobo se esconde en la oscuridad.

Casas de paja y madera
En 2007, un gran lobo malo –la deuda subprime– salió del bosque.

Cuando el lobo sopló, la casa gigante de paja –los bancos más expuestos- cayeron.

Pero cuando la banca de paja se derrumbó, involucró a otras casas de paja en la caída.

Lo peor: el mundo descubrió que los gigantes corporativos que pensábamos que estaban hechos de ladrillos realmente estaban hechos de paja y palos, y que cuando caen arrastran a pequeñas empresas y personas con ellos.

Construyendo una casa de ladrillos
Mi padre rico decía:

“Aquellos que son financieramente inteligentes pueden ganar dinero tanto en mercados ascendentes como en descendentes”.
Durante la Gran Recesión, muchas personas perdieron casi todo. Lamentablemente, la gente perdió hogares, fondos de jubilación y más. Algunos incluso se quitaron la vida. Para mis socios y para mí, sin embargo, la historia fue diferente. Hicimos más dinero del que jamás habíamos ganado.

¿Cómo?

Entendíamos las nuevas reglas del dinero y nos habíamos preparado para los malos tiempos. Sabíamos que algo estaba por suceder, así que cuando llegó, estábamos preparados.

La construcción de mi casa de ladrillos comenzó con la reconstrucción y la educación de mí mismo, donde esta regla es fundamental:

Prepárate para los malos tiempos y solo sabrás de buenos tiempos.
En 1984, comencé a hablar con Kim sobre lo que estimaba sería el futuro de la economía y por qué teníamos que prepararnos para ello. En lugar de asustarse, ella simplemente me tomó de la mano y comenzamos nuestro viaje por la vida juntos, y así hemos construido una casa de ladrillos fuerte.

Al comienzo de nuestro viaje, estábamos endeudados. Todavía debía USD 400.000 de una pérdida de USD 790.000 por el fracaso de un negocio anterior, y no tenía dinero, trabajo, hogar ni automóvil. Todo lo que teníamos era la ropa que llevábamos puesta, dos maletas pequeñas, nuestro amor y un sueño de cara a nuestro futuro.

En 1986, destapamos una botella de champán y celebramos estar en “cero”. Trabajando juntos, habíamos pagado los USD 400.000 en deudas incobrables. En 1994, éramos financieramente libres. Juntos habíamos construido la casa de ladrillos de nuestra vida.

Nos preparamos para los malos tiempos y desde entonces solo hemos conocido buenos tiempos, incluso durante la terrible crisis financiera que aún se continúa atravesando. Esto no significa que no hayamos tenido nuestros contratiempos, dificultades, fracasos, pérdidas y algunas lecciones difíciles de aprender. Lo que sí, vimos nuestros contratiempos, dificultades y lecciones difíciles como parte del proceso de construcción de nuestra casa de ladrillos.

Una vez más, el dinero es conocimiento
Al saber cómo funciona el dinero y que siempre fluye hacia nuevos lugares, continuamente me educo sobre lo que está sucediendo en los mercados.

Por ejemplo, cuando la Reserva Federal de Estados Unidos comenzó a bajar las tasas de interés, supe que eso presionaría al dólar, lo que lo haría valer cada vez menos. Entonces, Kim y yo pasamos a hacernos de commodities, como el oro y el petróleo, que generalmente adquieren valor cuando el poder de compra del dólar es menor.

Luego pudimos vender esas inversiones con una gran ganancia y transferir ese dinero a propiedades multifamiliares, ya que las tasas de interés estaban en mínimos históricos y con los valores de las propiedades bajos. Hoy, esas inversiones están dando sus frutos.

Todo esto se debió a que invertimos durante años en nuestra educación financiera, conocimos las nuevas reglas del dinero y nos preparamos para los malos tiempos, de forma tal de solo conocer buenos tiempos.

Puedes hacer lo mismo. Comienza con la educación financiera y continúa poniendo en práctica lo que aprendes. Las viejas reglas del dinero, como ahorrar y conseguir un trabajo sólido, nunca se mantendrán durante los malos tiempos.

Hoy, es hora de comenzar a construir tu casa de ladrillos financieros para que también puedas conocer solo los buenos tiempos.

Saludos,

Robert Kiyosaki

Una operación bajo la luz del sol

Querido lector:

¡Ya tenemos listo el Reporte Mensual correspondiente al mes de julio!

Dentro de esta lección, encontrarás:

Tu única clave para encontrar las mejores oportunidades de inversión
Esta clave representará una importante revisión a tus conocimientos previos. Hoy profundizaremos en un método de inversión que acuñé, basado en las enseñanzas de uno de los hombres más brillantes que jamás haya existido: el modelo de precesión del futurista Richard Buckminster Fuller.

La gota de agua en la que nos enfocaremos hoy
La concepción de Fuller sobre la precesión me condujo a mi noción de inversión “precesional”. Es una idea que depende del efecto de onda. Continúa leyendo para averiguar a qué me refiero con esto, y para saber cuál es la gotita de agua que está causando fluctuaciones en el mercado y que conducen a la oportunidad de inversión de hoy.

La disrupción es la primera gota que ves, pero NO debe ser tu único enfoque
Este efecto dominó en el mercado tecnológico ha sido causado por una importante disrupción, algo característico y habitual en el mercado tecnológico. Sin embargo, lo que hace que esta disrupción en mercado tecnológico sea tan importante es que afecta a todo el sector exterior… Y ahí es donde encontraremos nuestra oportunidad.

Para acceder al reporte debes ingresar a la pestaña de Reportes Mensuales en la plataforma del producto, con tu usuario y contraseña.

O si ya estás logueado, puedes descargarlo directamente a través de un click acá.

Saludos,

Robert Kiyosaki

“Cuatro casas verdes, un hotel rojo”

Querido lector:

Mi padre rico comenzó a prepararme para el cuadrante I a la edad de nueve años utilizando el juego Monopolycomo método de enseñanza.

Una y otra vez, decía: “Una de las grandes fórmulas para la riqueza se encuentra en el juego de Monopoly. Recuerda siempre la fórmula: cuatro casas verdes, un hotel rojo».

El Monopoly es un juego de flujo de efectivo. Por ejemplo, si eras dueño de una casa verde en una propiedad tuya y recibías USD 10, eso representaba USD 10 al mes en flujo de efectivo. Dos casas, USD 20. Tres casas, USD 30. Y el hotel rojo, USD 50. Más casas verdes y más hoteles rojos significaban más flujo de efectivo, menos trabajo, menos impuestos y más libertad.

Un juego simple, pero una lección importante.

Padre rico jugó al Monopoly en la vida real. A menudo nos llevaba a su hijo y a mí a visitar sus invernaderos, que se convertirían algún día en un gran hotel rojo, justo frente a la playa de Waikiki.

Cuando crecí y vi a mi padre rico jugar el juego de Monopoly en la vida real, aprendí muchas lecciones valiosas sobre inversión. Algunas de esas lecciones son:
• Invertir no es arriesgado.

• Invertir es divertido.

• Invertir puede hacerte muy, muy rico.

• Más importante aún, invertir puede liberarte, liberarte de la lucha por ganarte la vida y preocuparte por el dinero.
En otras palabras, si fueras inteligente, podrías construir una línea de flujo de efectivo para toda la vida, una línea que produciría dinero en los tiempos buenos y malos, tanto en el auge, como en las caídas del mercado. Tu flujo de efectivo aumentaría automáticamente con la inflación y, al mismo tiempo, te permitirá pagar menos en impuestos.

No estoy diciendo que los bienes raíces sean la única forma de invertir. Uso el Monopoly simplemente como un ejemplo de cómo los ricos se hacen más ricos. Una persona puede obtener ingresos de parte de las acciones a través de dividendos, de bonos a través de intereses, o del petróleo, libros y patentes a través de regalías.

En otras palabras, hay muchas formas de libertad financiera.

“Expertos” Financieros
Desafortunadamente, debido a la falta de educación financiera en las escuelas, la mayoría de las personas ceden ciegamente su dinero a personas que creen que son expertos financieros: personas como banqueros, asesores financieros y corredores de bolsa.

La mayoría de estos “expertos”, desafortunadamente, no son realmente inversores en el cuadrante I. La mayoría son empleados en el cuadrante E, que trabajan por un salario, o son asesores financieros que trabajan por cuenta propia en el cuadrante S de los honorarios. La mayoría de los «expertos» no pueden permitirse dejar de trabajar, simplemente porque no tienen inversiones que trabajen para ellos.

Warren Buffett dijo: “Wall Street es el único lugar donde las personas que van a trabajar en un Rolls Royce reciben consejos de quienes toman el metro”.

Si las personas no tienen una educación financiera sólida, no pueden saber si un asesor financiero es un vendedor o un estafador, un tonto o un genio. Recuerda, todos los estafadores son buenas personas. Si no estuvieran siendo amables al decirte lo que quieres escuchar, no los escucharías. No hay nada de malo en ser una persona de ventas.

De hecho, todos tenemos algo que vender. Sin embargo, como dice Warren Buffet, «nunca le preguntes a un vendedor de seguros si necesitas un seguro». Cuando se trata de dinero, hay muchas personas lo suficientemente desesperadas para venderte algosolo para obtener tu dinero.

Planes de retiro
Curiosamente, la gran mayoría de los inversores nunca se encuentran con la persona que toma su dinero. En la mayor parte del mundo occidental, los empleados simplemente tienen su dinero deducido automáticamente de su salario, de la misma manera que el departamento de impuestos cobra las cargas.

En el caso de Estados Unidos los trabajadores simplemente permiten que su empleador deduzca su dinero y lo coloquen en su plan de jubilación llamado 401 (k), que posiblemente es la peor forma de invertir para el retiro.

Esto planes tienen diferentes nombres en diferentes países. En Australia se denominan planes de retiro, en Japón también se llaman 401 (k) y en Canadá se conocen como RRSP.

Seguramente en tu país hay algo similar.

O peor, tal vez tú mismo tienes tu dinero en una “cuenta de inversiones para el retiro” gestionada por un fondo de inversiones o una compañía de seguros.

Si es así, no dejes de leer lo que sigue.

Tipos de ingresos
Con esta clase de cuentas, no hay seguro que te salve si se viene una caída fuerte en el mercado de valores. Para conducir un automóvil, debo tener un seguro en caso de que se produzca un accidente. Cuando invierto en bienes raíces, tengo un seguro en caso de incendio u otras pérdidas. Sin embargo, quien invierte enesta clase de cuentas de inversión no tiene seguro para evitar pérdidas por caídas del mercado.

La triste verdad es que la mayoría de los asesores financieros y los administradores de fondos de pensiones no son inversores. La mayoría son empleados en el cuadrante E. Una de las razones por las cuales tantas pensiones gubernamentales y sindicales están en problemas es porque estos empleados no están capacitados para ser inversores. La mayoría no tiene ninguna educación financiera de la vida real.

Para empeorar las cosas, la mayoría de los «expertos» financieros aconsejan a los inversores sin educación «invertir a largo plazo en una cartera bien diversificada de acciones, bonos y fondos mutuos».

¿Por qué estos «expertos» financieros, empleados o personal de ventas en el cuadrante E que se hacen pasar por inversores en el cuadrante I, te aconsejan que lo hagas?

Es porque les pagan, no por la cantidad de dinero que ganan por ti, sino por la cantidad de dinero que les entregas a largo plazo. Cuanto más tiempo esté tu dinero con ellos, más se les paga.

La realidad es que los verdaderos inversores no retienen tu dinero. Ellos lo hacen mover. Es una estrategia conocida como la «velocidad del dinero». El dinero de un verdadero inversor siempre se está moviendo, adquiriendo nuevos activos y luego avanzando para adquirir aún más. Sólo los aficionados estacionan tu dinero.

Estoy diciendo que hay mejores maneras de invertir, pero que requieren educación financiera.

Saludos,


Robert Kiyosaki

Por qué ser empleado es hoy la posición más insegura para estar

Entender las tres razones por las cuales uno pasa de ser empleado a emprendedor o inversor es tan difícil que solo ese hecho te capacitará para perseverar cuando los tiempos sean difíciles.

Por Robert Kiyosaki

Cuando era niño, mi padre pobre me decía a menudo: “Ve a la escuela y obtén buenas calificaciones para que puedas obtener un trabajo seguro». Estaba programándome para el cuadrante E (empleado) de los cuadrantes CASHFLOW®.

Mi madre a menudo decía: «Si quieres ser rico, debes convertirte en médico o abogado. De esa manera, siempre tendrás una profesión a la cual recurrir «. Ella me estaba programando para el cuadrante S (autónomo).

Mi padre rico, en cambio, me decía: “Si quieres ser rico, debes ocuparte de tus propios asuntos”.

Fue él quien me recomendó que aprendiera a ser dueño de un negocio e inversor en los cuadrantes B (gran empresa) e I (inversor).

Hoy modificaría la cita de mi padre rico y diría: “Si quieres ganarte la vida, debes ocuparte de tus propios asuntos”.

Un golpe contra el trabajo
Probablemente hayas escuchado hablar sobre la inteligencia artificial y los robots. Hace poco se generó un gran revuelo en internet a partir del robot de Boston Dynamics que aprendió a abrir una puerta por sí mismo.

Puedes ver el video haciendo click sobre la imagen:

Sobre este tema, Kai-Fu Lee, quien dirige la empresa de inversión china con experiencia en tecnología, Sinovation Ventures, escribió sobre el rápido auge de la industria de la IA en China y cómo afectará al mundo en la revista MIT Technology Review:
“El ascenso de China como superpotencia de Inteligencia Artificial (IA) no es un gran problema solo para ese país. La competencia entre Estados Unidos y China ha provocado intensos avances en la IA que serán imposibles de detener en cualquier lugar. El cambio será masivo, y no del todo bueno.

“La desigualdad se ampliará. Como mi conductor de Uber en Cambridge ya ha intuido, la AI desplazará una gran cantidad de empleos, lo que causará un descontento social. Considera el progreso del software AlphaGo de Google DeepMind, que venció a los mejores jugadores humanos del juego de mesa Go a principios de 2016. Posteriormente fue superado por AlphaGo Zero, introducido en 2017, que aprendió jugando juegos contra sí mismo y en 40 días fue superior a todas las versiones anteriores. Ahora imagina esas mejoras que se transfieren a áreas como servicio al cliente, telemarketing, líneas de ensamblaje, mesas de recepción, conducción de camiones y otros trabajos rutinarios de cuello azul y cuello blanco.

“Pronto será obvio que la mitad de nuestras tareas de trabajo se podrán hacer mejor casi sin costo por parte de la AI y los robots. Esta será la transición más rápida que haya experimentado la humanidad, y no estamos del todo preparados para ello.”Sinovation Ventures contribuye a la fundación de compañías en la industria de la IA y robótica con más de USD 1.000 millones en fondos de inversión. Es decir, Kai-Fu Lee sabe de lo que está hablando. Más aún, el artículo es publicado por el MIT, una universidad conocida como líder en ese campo.

Lee se refiere a lo que la mayoría de los magnates de la tecnología no quieren referirse: su industria impactará en la reducción de hasta la mitad de sus empleos.

Hoy, más que nunca, ser un empleado es la posición financiera menos segura para ocupar. Esto se debe precisamente al aumento de la automatización y la inteligencia artificial. La mayoría de los empleados, sin embargo, no tienen idea de que su trabajo podría estar en peligro.

Muchos expertos están comparando la próxima ola de robots con la Revolución Industrial… la mayoría de la gente prefiere no enfocarse en estos hechos preocupantes. Y si yo apostara, apostador, apostaría a que la mayoría de los empleados, si son encuestados, dirían que no creen que los robots puedan hacer su trabajo.

Pero estarían equivocados. Según un artículo publicado en Wired, «los investigadores de la Universidad de Oxford estimaron que el 47% de los empleos en Estados Unidos podrían automatizarse en las próximas dos décadas”.

(Si crees que esto se inscribe sólo dentro de Estados Unidos, estás equivocado.)

La pregunta es, ¿qué vas a hacer al respecto?

El imperativo empresarial
Creo que el mejor camino a seguir para el empleado actual es desarrollar habilidades empresariales. En lugar de perder un trabajo debido a la automatización y la inteligencia artificial, será mejor tener una empresa propia en la que puedas controlar cómo se emplean esas tecnologías o, mejor aún, tener una empresa propia que cree esas tecnologías y las aplique en campo de especialización determinado.

Entonces, para un abogado, eso podría ser comenzar una compañía que automatice la investigación legal y la información. Para un conductor de camiones, eso podría significar encontrar un lugar para construir una empresa en la industria del auto manejo.

No importa en qué industria trabajes hoy en día, lo más probable es que puedas encontrar un lugar donde la automatización y la inteligencia artificial alteren la situación, y podrías construir un negocio alrededor de eso.

O a la inversa, intenta construir un negocio en una industria en la que será difícil automatizar o aplicar la IA como un reemplazo, pero en la que pueda ayudarte a obtener una ventaja competitiva, como la inversión en bienes raíces.

El cambio real es difícil
Si aceptas que pasar de ser un empleado a un empresario o inversor es la mejor manera de sobrevivir y prosperar en el futuro, comprende que será difícil hacer el cambio. Pero también valdrá la pena.

Mucha gente piensa que puede dar un salto rápido. La realidad es que no puedes pasar de ser un empleado (E) o trabajar por cuenta propia (S), a la gran empresa (B) o al inversor (I) de la noche a la mañana.

Si eres serio, tomará de compromiso. A continuación, las tres razones de porqué.

Razón N°1: Toma tiempo

Le tomó años a Starbucks construirse. Tomó años para que McDonald’s se construyera. Pasaron años antes de que Sony se convirtiera en un gigante del entretenimiento. En otras palabras, lleva años construir grandes empresas y grandes líderes empresariales.

La mayoría de la gente no piensa en términos de años.

La mayoría piensa en términos de satisfacción inmediata y enriquecerse rápidamente. Es por eso que hay tan pocas personas en el cuadrante B. La mayoría de la gente quiere dinero, pero no está dispuesta a invertir su tiempo en ello.

Razón N°2: Tienes que desaprender antes de volver a aprender

Hay una dicho que dice: «No puedes enseñarle nuevos trucos a un perro viejo». Bueno, afortunadamente, somos humanos y no perros. Sin embargo, hay algo de verdad en la idea de que cuanto más envejecemos, más difícil es desaprender las cosas que hemos pasado años aprendiendo.

Una de las razones por las que muchas personas se sienten más cómodas en los cuadrantes E y S es por la seguridad que sienten allí. Después de todo, pasaron años aprendiendo sobre cómo estar allí donde están ahora. Entonces, muchas personas regresan allí porque es cómodo, a pesar de que esa comodidad, al final del día, no es buena para ellos.

Entonces, tómate tu tiempo tanto para desaprender como para aprender. Para algunas personas, la parte más difícil de pasar del lado izquierdo al lado derecho del cuadrante es desaprender el punto de vista de los cuadrantes E y S. Pero creo que una vez que hayas desaprendido lo que has aprendido, creo que el cambio será mucho más rápido y fácil.

Razón N°3: Esto es una transformación, no solo un cambio

Todas las orugas hacen un capullo antes de convertirse en mariposas.

En mi caso, mi capullo fie la escuela de vuelo.

Ingresé a la escuela de vuelo cuando me gradué de la universidad y salí de allí como piloto listo para ir a Vietnam. Tardé casi dos años en llegar a la escuela básica de vuelo en Florida. Recibí mis alas, lo que significaba que era piloto, y luego me transfirieron al campo de entrenamiento de vuelo avanzado en Camp Pendleton, California.

Unos ocho meses después de comenzar el programa en Camp Pendleton, algo cambió dentro de mí. Durante un vuelo de entrenamiento, finalmente me convertí en un piloto que estaba listo para ir a la guerra. Hasta ese momento, estaba volando mental, emocional y físicamente. Algunas personas lo llaman «volar mecánicamente».

En esa única misión de entrenamiento, cambié espiritualmente. La misión fue tan intensa y aterradora que, de repente, todas mis dudas y temores se vieron forzados a salir, y mi espíritu humano se hizo cargo.

Volar se había convertido en una parte de mí. Me sentí en paz y como en casa dentro de la aeronave. El avión era parte de mí. Estaba listo para ir a Vietnam.

Mi proceso de convertirme en un empresario e inversor ha llevado el mismo proceso que el de convertirme en un piloto listo para la batalla. Me tomó fracasar dos veces en mi negocio antes de que de repente encontrara mi espíritu… un espíritu a menudo llamado «espíritu emprendedor». Es un espíritu que me mantiene del lado donde están B e I, sin importar cuán difíciles sean las cosas.

Entender estas tres razones por las cuales uno pasa de ser empleado a emprendedor o inversor es tan difícil que sólo ese hecho te capacitará para perseverar cuando los tiempos sean difíciles.

Y la perseverancia será importante en un mundo cada vez más dominado por máquinas que no se cansan ni se rinden.

Saludos,

Robert Kiyosaki

De uno del montón a famoso… ¿en una hora?

Varios presentadores de televisión y artículos de revistas rotularon mi caso como un «éxito de la noche a la mañana». Cada vez que escuchaba o leía esas palabras, me reía entre dientes. Si bien era cierto que pasé de la oscuridad a la fama mundial en una hora, no fui un éxito de la noche a la mañana.

Por Robert Kiyosaki

A principios del año 2000 me encontraba en el interior de Australia, lejos de la civilización, de vacaciones con algunos amigos.

Era una los lugares más bellos del mundo y me había llevado casi una semana llegar al antiguo campamento australiano en el que me encontraba.

Una noche sonó mi teléfono satelital. Era mi esposa Kim, que estaba en casa, en Phoenix.

«¿Adivina qué?», Preguntó con entusiasmo. «La productora de Oprah llamó y te quiere en su programa en Chicago».

«Eso es genial», le contesté. «¿Pero por qué yo?»

«Ella quiere hablar sobre tu historia y tu libro, Padre RicoPadre Pobre».

«Está bien», le dije. «Mantenme informado.»

«Ella te quiere en su programa en unos días».

«¿En unos días?» suspiré. «Acabo de llegar. ¿Sabes cuánto tiempo me tomó? Dos días de vuelo y casi cuatro días manejando. ¿No podemos programarlo para una fecha posterior? «

«No. Hemos trabajado muy duro para responder a todas sus preguntas. El productor incluso llamó al hijo de tu padre rico para verificar que la historia de tus dos padres fuera cierta. Están emocionados y te quieren ahora «.

Kim se detuvo antes de continuar, y dijo: «No dejes pasar esto. Solo regresa. Tendrás boletos esperándote en el aeropuerto de Sydney».

Seis días después, llegué a Chicago.

Preparando el escenario
El programa de Oprah se transmitió desde su propio estudio, Harpo Productions. Una joven y agradable asistente me acompañó desde la habitación verde al estudio donde el público ya estaba sentado.

La habitación se sentía eléctrica. Los fans de Oprah esperaban ansiosamente su entrada y por un momento olvidé por qué estaba allí. Olvidé que estaba a punto de estar en la televisión con la mujer más poderosa del mundo del espectáculo.

Sabía que su audiencia televisiva se estimaba en más de 20 millones de personas solo en Estados Unidos, con emisión que a través de repetidoras llegaba a más de 150 países de todo el mundo.

Mirando a mi alrededor, vi dos sillas en medio del escenario. Pensé para mis adentros: «Me pregunto para quién es la segunda silla». Mi corazón se congeló cuando me di cuenta … ¡la segunda silla era para mí!

La sala de repente estalló de aplausos cuando Oprah subió al escenario. Ella era mucho más impresionante en la vida real. Luego de decir unas palabras al público del estudio y a sus televidentes, la asistente me tomó suavemente el codo y apaciblemente me dijo: «Vamos».

Respiré y pensé: «Es demasiado tarde para empezar a practicar».

Una hora después, el programa había terminado. La multitud aplaudió, y Oprah se despidió de sus espectadores en el mundo entero. Una vez que se apagaron las cámaras de televisión, se volvió hacia mí, señaló, sonrió y dijo: «Padre rico, acabo de vender un millón de copias de tu libro».

En ese momento, Padre RicoPadre Pobre era un libro auto-publicado. Esto significaba que no tenía que compartir mis ganancias con un editor. Aunque nunca he sido bueno en matemáticas, entendía sobre dinero. Y después de cubrir los gastos obtenía una ganancia de cinco dólares por cada libro.


Dinero y fama
Si la estimación de Oprah era correcta, las matemáticas me decían señalan que había ganado USD 5 millones en una hora, sin contar impuestos. Fue un día rentable en muchos sentidos. No lo sabía en ese momento, pero en una hora había pasado de ser un desconocido a ser mundialmente famoso.

Como probablemente sepas, la fama puede ser mucho más seductora que el dinero.

El motivo por el cual la publicación de Padre RicoPadre Pobre la hice yo mismo fue porque todos los editores rechazaron mi solicitud. La mayoría de los editores fueron muy educados al hacerlo, pero básicamente me decían que no tenían ningún interés en el libro. Dos se parecían a mis profesores de inglés cuando me aconsejaban aprender a escribir.

Un editor manifestó: “¡Tu historia es absurda! Ningún lector la creerá jamás». Y uno que se especializaba en libros financieros lo rechazó, diciendo: «No sabes de lo que estás hablando», refiriéndose a la lección en mi libro donde digo que “tu casa no es un activo».

Por supuesto, después de la crisis de las hipotecas subprime, las millones de ejecuciones hipotecarias y todas las casas que de pronto valían menos que sus hipotecas, me pregunto si ese editor reconsideraría mi mensaje ahora.

Tomando el rechazo con calma, Kim y yo auto publicamos 1.000 copias del libro y lo hicimos en silencio en mi fiesta de cumpleaños en abril de 1997.

Entre 1997 y el año 2000, Padre RicoPadre Pobre creció de boca en boca. Los amigos se lo daban a los amigos y estos amigos se lo daban a los miembros de sus familias.

El libro ascendió lentamente hacia la lista de libros más vendidos del New York Times, el único libro autopublicado en la lista en ese momento. Diez años después, en 2010, estimé que el impulso de Oprah me ayudó a vender más de 22 millones de copias en más de 100 países.

Hasta ahora el libro ha sido traducido a más de 50 idiomas.

Y hoy, veinte años después, con 40 millones de copias vendidas, el poder de Oprah sigue vigente.

El fracaso lleva al éxito
Varios presentadores de televisión y artículos de revistas rotularon mi caso como un «éxito de la noche a la mañana». Cada vez que escuchaba o leía esas palabras, me reía entre dientes. Si bien era cierto que pasé de la oscuridad a la fama mundial en una hora, no fui un éxito de la noche a la mañana.

En el año 2000 yo tenía 53 años. Y durante la mayor parte de esos 53 años, estuve lejos de tener éxito.

Mi primer negocio fue un negocio de billeteras de nailon y velcro. Era la década de 1980 y teníamos los derechos para hacer billeteras con una impresión de los nombres de las bandas populares de la época. Tuvo mucho éxito, y en ese momento pensé que era un verdadero genio de los negocios.

Cuando estaba planeando el negocio, hablé con un abogado para patentar mi idea. Cuando descubrí que costaría USD 10.000 en tarifas para solicitar mi patente, decidí que era demasiado caro y poco importante.

Otra compañía vino rápidamente y copió mi idea, y no había nada que pudiera hacer al respecto. Finalmente, mi negocio fracasó y perdí millones de dólares. De repente, esos USD 10.000 no parecían tanto dinero, y tampoco me sentía como un genio de negocios.

Thomas Edison, inventor de la bombilla y fundador de General Electric, dijo una vez:
«No he fracasado. He encontrado 10.000 maneras que no funcionan».
La cita de Edison resume por qué la mayoría de las personas no se convierten en empresarios exitosos. En pocas palabras, la mayoría de las personas no tienen éxito porque fracasan en fracasar lo suficiente.

Saludos,


Robert Kiyosaki

 

Quince lecciones para alcanzar la alfabetización financiera

Un estudio que arrojó resultados tan sorpresivos como alarmantes. Pero aprender de los errores es una enseñanza crucial para enmendarlos.

Cualquiera sea tu definición de educación financiera, está claro que hay algo en lo que todos podemos estar de acuerdo: la educación financiera es algo casi inexistente en las escuelas, tanto de Estados Unidos como de otros países.

Los hallazgos del Estudio Nacional de Capacidad Financiera de Estados Unidos (NFCS, según sus siglas en inglés), publicado por la Fundación FINRA, revelan que en el caso de este país, muchos estadounidenses muestran niveles relativamente bajos de educación financiera y tienen dificultades para aplicar habilidades de toma de decisiones financieras a situaciones de la vida real.

Los datos de NFCS muestran que en Estados Unidos el 61% de los encuestados no pudo responder correctamente a más de tres de las cinco preguntas.

Aquí están las cinco preguntas:

1. Supongamos que tenías USD 100 en una cuenta de ahorros con una tasa de interés de 2% anual. Luego de cinco años, ¿cuánto crees que tendrías en la cuenta si dejaras el dinero crecer?

(A) Más de USD 102.

(B) Exactamente USD 102.

(C) Menos de USD 102.

2. Imagina que la tasa de interés en tu cuenta de ahorros era del 1% anual y la inflación del 2% anual. Después de un año, ¿cuánto podrías comprar con el dinero en esta cuenta?

(A) Más que hoy.

(B) Exactamente lo mismo.

(C) Menos que hoy.

3. Si las tasas de interés aumentan, ¿qué sucederá típicamente con los precios de los bonos?

(A) Suben.

(B) Bajan.

(C) Permanecen iguales.

(D) No hay relación.

4. Una hipoteca a 15 años generalmente requiere pagos mensuales más altos que una hipoteca a 30 años, pero el interés total durante la vida del préstamo será menor.

(A) Verdadero.

(B) Falso.

5. La compra de acciones de una sola compañía generalmente brinda un rendimiento más seguro que un fondo mutuo de acciones.

(A) Verdadero.

(B) Falso.

Pregunta BONUS: Supongamos que debes USD 1.000 de un préstamo con una la tasa de interés anual de 20%, compuesto. Si no pagas nada, ¿cuántos años le tomará a tu deuda para duplicarse?

(A) Menos de 2 años.

(B) 2-4 años.

(C) 5 a 9 años.

(D) 10 o más años.

Esto nos lleva a la pregunta que me interesa hacer: ¿qué implicancias tendría enseñar educación financiera en nuestras escuelas?

Si el sistema escolardependiera de mí, crearía un programa de educación financiera que incluyera las siguientes quince lecciones. Incluso si ya no estás en la escuela, estas serían cosas valiosas para que estudies y aprendas por tu cuenta, como parte de tu camino hacia la libertad financiera.

Lección 1: La historia del dinero

Es importante entender cómo funciona el dinero, y eso lleva a estudiar como funcionó en el pasado, como ha progresado a lo largo de los siglos desde algo que era bastante simple, como el trueque, a algo mucho más complejo, como los derivados.

Ha pasado de ser un objeto a una idea, por lo que no es tangible e intuitivo. Y es importante estudiar el dinero para hacerte rico. Aquí, algunas fechas importantes:

1903 – La Junta de Educación General de Rockefeller toma el control del sistema educativo de Estados Unidos.

1913 – Se conforma la Reserva Federal de Estados Unidos.

1929 – La Gran Depresión.

1944 – El acuerdo de Bretton Woods.

1971 –Richard Nixon saca al dólar del patrón oro.

Lección 2: Entender tu estado financiero

Mi padre rico a menudo decía: «Tu banquero nunca pide ver tu boletín de calificaciones. Un banquero quiere ver tu estado financiero, que es como boletín de calificaciones cuando sales de la escuela». Para hacerte rico, debes saber leer y comprender las tres partes principales de tu estado financiero: estado de pérdidas y ganancias, hoja de balance, estado de flujo de efectivo.

Lección 3: La diferencia entre un activo y un pasivo

Una razón por la que muchas personas están en problemas financieros es porque confunden a los pasivos con activos. Por ejemplo, muchas personas piensan que su casa es un activo cuando en realidad es un pasivo.

Una definición simple de un activo es cualquier cosa que pone dinero en tu bolsillo.

Una definición simple de un pasivo es cualquier cosa que saca dinero de tu bolsillo.

Lección 4: La diferencia entre ganancias de capital y flujo de efectivo

Muchas personas invierten para obtener ganancias de capital, lo que significa que están apostando por que el precio de algo vaya a subir. Desafortunadamente, hoy en díamuchas personas están viendo la parte de las pérdidas. Invertir para obtener ganancias de capital es similar al juego, pero menos divertido.

En lugar de invertir para obtener ganancias de capital, los ricos invierten para obtener flujo de efectivo y las ganancias de capital son la frutilla del postre, si es que las reciben.

Lección 5: La diferencia entre inversión fundamental y técnica

La inversión fundamental es el proceso de analizar el desempeño financiero de una empresa, y eso comienza con la comprensión de un estado financiero. La inversión técnica es medir las emociones o los estados de ánimo de los mercados mediante el uso de gráficos y otros indicadores técnicos.

Puedes invertir con éxito con ambos tipos de inversión, pero ambos precisan de compromiso y una educación financiera continua.

Lección 6: Medir la fuerza de un activo

No hay escasez de oportunidades en el mundo de la inversión. La pregunta entonces es: ¿qué inversiones vale la pena seguir?

Un componente clave de una educación financiera completa es comprender cómo medir si un activo vale la pena o no en función de su fortaleza.

Una de las mejores formas de hacer esto es referirse al “Triángulo B-I”, que analiza las propiedades completas de un activo: Equipo, liderazgo, misión, flujo de efectivo, comunicación, sistemas, legales y producto.

Lección 7: Saber elegir buenas personas

Los socios son cruciales para el éxito de un negocio. Mi padre rico solía decir: «La mejor manera de conocer a un buen compañero es tener uno malo». Necesitas aprender de cada interacción.

Un buen negocio puede explotar por los aires si tienes un mal socio. Por lo tanto, elegir socios y miembros del equipo es crucial.

Lección 8: Saber qué activo es mejor para ti

Hay cuatro clases de activos: negocios, bienes raíces, activos de papel y commodities.

Para hacerte rico, debes estudiar cada uno de ellos, elegir el que sea mejor para ti y trabajar para convertirte en un experto en el sector.

Lección 9: Saber cuándo enfocarse y cuándo diversificar

Idealmentequerrás estar diversificado en las cuatro clases de activos, pero también querrás intentar convertirte en un experto una a la vez.

Un viejo refrán dice que, si tratas de complacer a todos, no agradarás a nadie: lo mismo sucede con la decisión de invertir.

Lección 10: Minimizar el riesgo

En inversión y negocios, siempre hay un elemento de riesgo, y un inversor inteligente sabe cómo minimizarlo mediante la cobertura. Hay varias formas de hacerlo dentro de cada clase de activo.

Estudia las maneras de minimizar el riesgo en tu clase de activos elegidos.

Lección 11: Saber cómo pagar menos impuestos

No se trata de cuánto ganas, sino de cuánto te quedas de esas ganancias. Los impuestos hacen que una persona poco inteligente termine pobre.

Una persona financieramente inteligente entiende cómo usar el código impositivo para su propio beneficio.

Lección 12: La diferencia entre deuda y credibilidad

Como muchos de ustedes saben, hay deuda buena y deudamala. La clave para usar la deuda es saber cómo pedir prestado sabiamente y cómo pagar el dinero.

Sin un plan sólido para pagar deudas, pronto no tendrás credibilidad. Una educación financiera sólida incluirá comprender la deuda y cómo pagarla.

Lección 13: Saber usar derivados Los derivados son cosas procedentes de otro objeto. Por ejemplo, el jugo de naranja es un derivado de una naranja.

Mi negocio es un derivado de mi mente. El dinero libre de impuestos de una refinanciación es un derivado de otro activo, mi propiedad de inversión. Hay muchas maneras de usar derivados para crear riqueza.

Lección 14: Saber cómo te roban tu riqueza

Hay cuatro cosas que te roban su riqueza: impuestos, deuda, inflación y jubilación. Una educación financiera adecuada hará hincapié en comprender cómo utilizar estas fuerzas de robo de riqueza para ganar dinero en lugar de perderlo.

Lección 15: Saber cometer errores

Es imposible aprender sin cometer errores en el camino. La clave es aprender las lecciones que emanan de esos errores y no dejar que te saquen del juego.

El fracaso hay que tomarlo como una oportunidad de aprendizaje.

Saludos,

Robert Kiyosaki

El enfoque, el éxito y tú

Me gusta pensar en la palabra ENFOQUE como si fuera transitar un camino hacia el éxito. El enfoque es esencial en el desarrollo de tu propio Toque de Midas –quien en la mitología griega deseaba convertir en oro todo lo que tocara- y el enfoque debe ser sacar lo mejor de ti.

Querido lector,

Enfoque es una palabra simple y, por a esa simplicidad, a menudo se abusa de ella.

No se la respeta.

Se malentiende.

Lo que la mayoría de la gente se pierde de saber que el enfoque es poder. Las personas que pueden concentrarse tienen la capacidad de reunir todas sus habilidades y centrarse en una tarea u objetivo en cuestión. El enfoque es esencial para el éxito, y las personas exitosas son las que logran enfocarse.

Todos conocemos a personas que carecen de dirección en la vida. Les falta enfoque. Todos conocemos a personas que renuncian cuando las cosas se ponen difíciles. Permiten que pequeños contratiempos, como quedarse sin dinero, los detenga. La mayoría de las personas en realidad nunca comienzan, lo que permite que su miedo al fracaso les impida dar incluso el primer paso.

Todos conocemos a personas que dicen que van a hacer una dieta, pero lo dejan tan pronto cuando se corta un pastel de chocolate. Lo mismo ocurre con el ejercicio. Hacen ejercicio durante una semana, pero luego lo dejan y van a beber para aliviar el dolor en sus músculos.

Por supuesto, todos conocemos a personas que quieren ser ricas, pero dejan que excusas tales como “no tengo dinero”, las detengan.

Y todos conocemos a personas a las que les encantaría dejar un trabajo que odian, pero que caen en la excusa de “tengo facturas que pagar», y continúan sufriendo ocho horas al día. La salud, la riqueza y la felicidad son reflejos de la capacidad de una persona para concentrarse. Es la capacidad de enfocar sus potencialidades personales para lograr lo que quieren en su vida.

Enfócate en conseguir lo tuyo
Las personas pueden desarrollar la capacidad de tener enfoque y poder mejorarlo. Yo mismo soy la prueba viviente de ello. Llegar a la escuela de vuelo y convertirme en piloto requirió de toda mi atención. Convertirme en piloto de combate requería un tipo de enfoque que hasta entonces no había pensado que tenía.

La capacidad de volar un poderoso avión justo por encima de la jungla y de concentrarme en un artillero que estaba tratando de matarnos mientras intentábamos matarlo, requería de un enfoque aún más extremo. Si el enfoque de mi enemigo era mayor que mi enfoque, él se iba a su casa.

Mi tripulación y yo manteníamos el enfoque.

Hoy uso el mismo poder de enfoque en mis negocios, en mi dieta y cuando voy al gimnasio. Si digo que voy a hacer algo, es mi capacidad de concentración y enfoque la que hace el trabajo.

Todos nos centramos en cosas diferentes. Y eso es lo que nos hace diferentes.

A muchas personas no les va bien como emprendedores simplemente porque el enfoque principal en su vida es la seguridad. Muchos estudiantes sobresalientes se enfocan en lograr buenas calificaciones simplemente porque quieren seguridad laboral. La mayoría de los empleados desean tener la certeza de establecer horarios, salarios, beneficios, fines de semana libres y un retiro garantizado.

El mundo de la seguridad saca lo mejor de ellos.

Pero el mundo de la incertidumbre saca lo mejor de los demás.

La guerra y mi padre pobre
En enero de 1973, volví de la guerra. Mi año en Vietnam había terminado. Le pedí a mi padre que me aconseje sobre que debería hacer a continuación. Me recomendó que volviera a la escuela, obtuviera mi maestría, posiblemente mi doctorado y luego obtuviera un empleo en el gobierno. En otras palabras, su consejo fue que me centrara en la seguridad del empleo y la del retiro.

Rápidamente dije no a eso, sabiendo que mi espíritu moriría en ese ambiente. Sería como estar atrapado en la escuela por el resto de mi vida y estar esperando a que suene el timbre lo antes posible para poder irme a casa. Me había llevado años, y una guerra, pensar todo eso.

Cuando negué con la cabeza ante esa idea, me sugirió que volara para una aerolínea, como hacían muchos de mis compañeros pilotos de la Marina.

Volví a negar con la cabeza cuando le dije: «Para mí, papá, eso sería ir hacia atrás. Ya sé volar. Me encantó el combate. Regresé con vida del ambiente de la guerra. Ahora volar para las aerolíneas sería como regresar a casa para conducir un autobús».

Sabía que eso tampoco era para mí. El enfoque de mi padre pobre estaba siempre en la seguridad. Una vez más, quedó claro que su enfoque no era el mío.

Enfoque definido
Me gusta pensar en la palabra ENFOQUE como si fuera transitar un camino hacia el éxito. El enfoque es esencial en el desarrollo de tu propio Toque de Midas –quien en la mitología griega deseaba convertir en oro todo lo que tocara- y el enfoque debe ser sacar lo mejor de ti.

El enfoque también es el poder medido a lo largo del tiempo. Por ejemplo, es fácil para mí mantener mi dieta desde el desayuno hasta el almuerzo. Pero mantenerme enfocado durante años en la dieta es el verdadero poder del enfoque. Hice dietas, perdí peso, lo recuperé y tuve que perder peso nuevamente. Esa es la falta de enfoque en el tiempo.

Lo mismo ocurre en el mundo del dinero. La gente se enriquece, y luego lo pierde todo. Los ganadores de la lotería y las estrellas del deporte son los mejores ejemplos que ilustran la perdida de enfoque en el tiempo.

Muchos atletas profesionales pasan años practicando mucho para ganar mucho dinero en deportes profesionales, pero quiebran cinco años después de retirarse. Se enfocaron en los deportes, pero no en su inteligencia financiera.

El enfoque también significa mantener el éxito más allá de la meta. Esto significa aferrarse al dinero después de que lo ganes o mantener el peso perdido después haberlo perdido.

Como pilotos, teníamos que mantenernos enfocados en nuestro objetivo, a pesar de que el enemigo estaba haciendo todo lo posible para derribarnos. El enfoque nos daba el poder de mantener la calma, pensar con claridad y actuar con decisión.

Nunca dejamos de enfocarnos hasta que la aeronave y la tripulación estuvieran sanas y salvas de regreso en el portaaviones.

Recomiendo que tomes el mismo enfoque en los negocios: el hecho de que el negocio haga dinero no significa que el negocio sea seguro.

El éxito elude a millones de personas simplemente porque carecen del poder de enfoque. Cuando las personas están enfocadas, las frases «No puedo», «Lo intentaré», «Lo haré mañana» y «Tal vez» se verán forzadas a salir de sus vocabularios. En muchos sentidos, estar enfocado significa «hacer o morir» y «por el tiempo que sea necesario».

Cuando las cosas se ponen difíciles, muchas personas pierden el enfoque y renuncian. Buscan algo más fácil de hacer. Y lo peor de todo, la mayoría de las personas nunca comienzan porque permiten que las palabras «Intentaré» y «mañana» dominen sus pensamientos.

Falta de dirección
¿Te has dado cuenta de que las personas que carecen del poder de enfoque a menudo también carecen de dirección? Ellos vagan, yendo de una cosa a otra.

Para empeorar las cosas, en el mundo de las inversiones, muchos de los llamados expertos financieros recomiendan que las personas diversifiquen su cartera de inversiones en lugar de centrarse en activos de alto rendimiento. Esta es la razón por la cual muchas carteras de inversores no logran rendimientos altos o son eliminadas en una caída del mercado.

Una vez más, les falta enfoque.

Si tu meta es la independencia financiera, entonces tu enfoque principal debe ser hacerte de activos que generen ingresos.

La razón por la cual la mayoría de las personas se concentran en trabajar para obtener ingresos, reducir gastos y pagar pasivos y no adquirir activos es porque comprar y administrar activos requiere de conocimientos y habilidades que simplemente no tienen… todavía.

Lamentablemente, esto no es algo que se enseña en la escuela, y la mayoría de las personas no pueden aprenderlo de sus padres porque ellos tampoco saben cómo crear activos. Depende de ti adquirir la educación financiera que necesitas para construir activos que te den los ingresos que necesitas para vivir la vida que deseas.

Saludos,

Robert Kiyosaki

Mi primera lección sobre impuestos

Como explica y enseña mi asesor fiscal, y autor de Riqueza exenta de impuestos, Tom Wheelwright, el código impositivo es simplemente una herramienta para que los gobiernos te hagan hacer lo que ellos quieren que hagas.

La siguiente es una transcripción de la argumentación que dio Warren Buffett tras sus declaraciones sobre que los ricos deberían pagar más impuestos:
«A medida que nos especializamos cada vez más, los ricos nos haremos más ricos. La pregunta es: ¿Cómo cuidas a un hombre que es un ciudadano maravilloso cuyo padre murió en Normandía y que simplemente no tiene habilidades de mercado? Creo que el crédito sobre el impuesto a los ingresos es la mejor manera de solucionarlo».
La realidad es que ahora es fácil tomársela con los ricos porque estamos a medio camino del primer mandato del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el otro partido está trabajando en su campaña. Pero es importante definir a qué te refieres cuando dices rico, porque hay muchos tipos diferentes de personas ricas en el mundo.

No estoy de acuerdo con Warren Buffett en sus declaraciones. Los ricos pagan impuestos, pero también reciben exenciones porque aquellos que están creando una economía próspera están haciendo exactamente lo que el gobierno quiere que hagamos.

Mi primera lección sobre impuestos
Una de las primeras lecciones que aprendí de mi padre rico fue el cuadrante CASHFLOW®.

La letra E representa la palabra empleados. Ya sea que sean el conserje o el CEO, son empleados de una empresa.

La S apunta a los trabajadores por cuenta propia. Estos son propietarios de pequeñas empresas y especialistas. Muchos profesionales altamente educados, como médicos y abogados, entran en esta categoría.

La B es una empresa mayor, con muchos empleados.

La I es el inversor. Estas personas siempre están buscando el dinero de otras para financiar sus propios proyectos empresariales.

En cada categoría del cuadrante CASHFLOW®, hay muchas personas que se considerarían ricas porque ganan mucho dinero.

Sin embargo, la verdadera línea divisoria entre los que son realmente ricos y aquellos que simplemente ganan mucho dinero es con cuánto dinero se quedanen sus bolsillos al final del día. Aquellos con alta inteligencia financiera pueden ganar mucho dinero, pero también pueden hacer que ese dinero se quede con ellos a la hora de pagar impuestos.


Código de impuestos
Como explica y enseña mi asesor fiscal, y autor de Riqueza exenta de impuestos, Tom Wheelwright, el código impositivo es simplemente una herramienta para que los gobiernos te hagan hacer lo que ellos quieren que hagas. Si el gobierno quiere viviendas baratas, entonces te ofrecerán unrecorte de impuestos para construirla.

Si quieren buscar petróleo, te darán un recorte de impuestos para realizar la exploración. Si quieren fomentar la deuda, te otorgarán un recorte de impuestos por la deuda.

Por eso en este año electoral en Estados Unidos se está hablando tanto de los impuestos a los ricos.

Esto es divertido y deprimente a la vez, porque los únicos ricos que pagan impuestos más bajos son aquellos que hacen lo que el gobierno quiere: estimular la economía mediante la creación de viviendas, industrias, empleos y más.

Aquellos con un alto IQ financiero, los que se encuentran en los lados B e I del cuadrante CASHFLOW, accede tasas de impuestos más bajas porque son recompensados por llevar a cabo actividades que el gobierno necesita para ayudar a la economía. Hay muchos ricos que ya pagan impuestos extremadamente altos; de hecho, para aquellos en los lados E y S del cuadrante, cuanto más ganan, mayor es su porcentaje en impuestos pagados, a veces hasta el 40% de sus ingresos.

De nuevo, solo los ricos son los que construyen la economía y proporcionan empleos que son recompensados con exenciones fiscales.Los gobiernos NECESITAN de inversores y emprendedores profesionales y recompensan a los dueños de negocios porque saben que, al hacerlo, crean empleos y viviendas. Después de todo, eso es lo que genera una mejor economía.

Pero esa es una verdad incómoda en un año electoral en el que la retórica te lleva más allá de los hechos.

Y esto no es sólo para Estados Unidos, es algo válido para el mundo entero.

De hecho, te hago una pregunta:

¿Tienes idea de cuánto pagas de impuestos? Si no lo has hecho, te invito a sacar la cuenta.

Estoy seguro de que la respuesta te sorprenderá.

Saludos,

Robert Kiyosaki

Lo más importante que un ahorrista pueda leer

La mayoría de los economistas no estarían de acuerdo con la relación que estableció mi padre rico entre la perdida de ahorros y la llegada de Hitler al poder. Puede que no sea una lección precisa, pero nunca la olvidé.

He pasado bastante del último tiempo debatiendo sobre el futuro de los jóvenes.

La cuestión de la universidad, de comenzar una educación financiera temprana y de establecer un plan.

Hoy, quiero comenzar con una lección más profunda sobre todo eso, y aplica tanto para jóvenes como para adultos: comprender que el dinero ya no es dinero es tu clave para el éxito financiero. 

La generación de los millenials se ha movido sólidamente a la primera posición en lo que respecta a ocupar lugares de trabajo y su posición en la cultura.

Como casi siempre, me centro en lo que sucede en Estados Unidos, pero se trata de ejemplos que son perfectamente extrapolables a América Latina o Europa.

Con 75,4 millones de personas y con los miembros más antiguos llegando a los 40, ahora son la generación más numerosa y posiblemente la más influyente. Por lo tanto, vale la pena estudiar sus hábitos de dinero ya que, desafortunadamente, pueden estar en un mundo de dolor.

Un estudio reciente de Merrill Edge sobre los hábitos con el dinero de los millennials evidenció que “el 66% de los participantes encuestados creía que con sus cuentas de ahorro sería suficiente para confiar en 20 años», reportó la página web Refinery 29.

Esto muestra que tienen una fuerte inclinación a ahorrar dinero en vez de invertirlo.

También significa que muchos millennials tienen muy poca inteligencia financiera, y que el conocimiento que tienen sobre el dinero proviene de las antiguas y obsoletas reglas del Patrón Oro.

Esto confirma lo que he escrito anteriormente: los millennials necesitan un nuevo plan de juego financiero.

Para mí, los resultados de esta investigación son verdaderamente preocupantes, porque en el nuevo mundo del dinero, los ahorristas siempre serán perdedores… y no podemos permitirnos que nuestra generación más numerosa sea una perdedora financiera.

Por lo tanto, me gustaría compartir un poco de historia monetaria para, con suerte, educar a mis amigos millennials. Y tal vez enseñarles algo a todos los demás.

Una reciente historia del dinero
Para mi padre pobre era importante ahorrar dinero. Él decía a menudo: “Un dólar ahorrado es un dólar ganado”.

Su problema era que no prestaba atención a los cambios en la política monetaria. Ahorró toda su vida, sin darse cuenta que después de 1971 su dólar ya no era dinero.

El 15 de agosto de 1971, el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, cambió las reglas.

Después de esa fecha, el dólar estadounidense dejó de ser dinero y se convirtió en una moneda. Este fue uno de los cambios más importantes en la historia moderna, pero pocas personas entienden por qué.

Antes de 1971, el dólar estadounidense era dinero real vinculado al oro y la plata, por lo que era conocido como un certificado de plata. Después de 1971, el dólar de Estados Unidos se convirtió en una nota de la Reserva Federal, un pagaré del gobierno estadounidense.

El dólar pasó de ser un activo a conveetirse en un pasivo.

En la actualidad, Estados Unidos es la nación deudora más grande de la historia debido, en parte, a este cambio.

Observando brevemente la historia del dinero moderno, es fácil comprender por qué fue tan importante la transformación de 1971.

Después de la Primera Guerra Mundial, el sistema monetario alemán colapsó. Si bien hubo muchas razones para que esto sucediera, la principal fue que al gobierno alemán se le permitió imprimir dinero a voluntad. El afluente de dinero que se imprimió luego de esa decisión, causó una inflación descontrolada en Alemania. Había más marcos (la moneda alemana de ese período), pero cada vez se compraba menos con ellos. En 1913, un par de zapatos costaba 13 marcos alemanes. ¡Para 1923, ese mismo par de zapatos salía 32 billones de marcos alemanes!

A medida que aumentaba la inflación, los ahorros de la clase media se pulverizaban. Con sus ahorros esfumados, la clase media exigió un nuevo liderazgo. En 1933 Adolf Hitler fue elegido Canciller de Alemania y, como sabemos, a eso sobrevino la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto…

Un nuevo sistema de dinero
Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, se establecieron los acuerdos de Bretton Woods para estabilizar las monedas del mundo. Este era un patrón de cuasi oro, lo que significaba que las monedas estaban respaldadas en ese metal. El sistema funcionó bien hasta la década de 1960, cuando Estados Unidos comenzó a importar Volkswagens de Alemania y Toyotas de Japón.

De repente, Estados Unidos importaba más de lo que exportaba y el oro comenzó a salir del país.

Para cortar la sangría de oro, Nixon decidió dar fin al acuerdo de Bretton Woods en 1971 y el dólar estadounidense reemplazó al oro como la moneda mundial.

Jamás en la historia la moneda fiduciaria de una nación había pasado a ser el dinero mundial. 

Para entender mejor esto, mi padre rico me hizo buscar las siguientes definiciones en el diccionario.

Fiat Money:

Dinero (como papel moneda) no convertible en moneda o especie de valor equivalente.

La frase «no convertible en moneda» me molestó. Entonces, mi padre rico me hizo buscar la palabra: «fiat».

Fíat: 

Una orden o acto voluntario que genera algo como si no implicara esfuerzo.

Mirando a mi padre rico, pregunté: «¿Esto significa que el dinero puede ser creado de la nada?».

Asintiendo con la cabeza, mi padre rico dijo: «Alemania lo hizo y ahora lo estamos haciendo nosotros también».

“Es por eso que los ahorristas son perdedores”, explicó y agregó: «Luché en Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Es por eso que nunca olvidaré que después de que la clase media perdiera sus ahorros Hitler llegó al poder. La gente se vuelve complemente irracional cuando pierde su dinero”.

La mayoría de los economistas no estarían de acuerdo con la relación que estableció mi padre rico entre la perdida de ahorros y la llegada de Hitler al poder. Puede que no sea una lección precisa, pero nunca la olvidé.

El potencial desastre financiero que se avecina
Durante la última década, el gobierno estadounidense ha estado creando dinero de la nada a través de lo que se conoce como flexibilización cuantitativa…

Esto significa que reforzaron el balance de la Reserva Federal al comprar bonos del Tesoro de Estados Unidos para mantener bajas las tasas de interés, con la esperanza de estimular la economía a través de estos medios artificiales. Eso equivale a que tú y yo imprimiéramos dinero para pagar nuestra deuda de tarjeta de crédito. Y lo que es más loco es que ha funcionado… hasta ahora.

Como informó Bloomberg:

“Desde 2008 hasta 2015, el valor nominal del stock global de activos de inversión se ha incrementado en un 40 %, a más de USD 500 billones, desde más de USD 350 billones. Sin embargo, los activos reales detrás de estas cifras cambiaron poco, reflejando, en efecto, la naturaleza inflacionaria de los activos de la expansión cuantitativa. Los efectos de la inflación de activos son tan profundos como los de la conocida inflación de consumo.”

Los efectos de la expansión cuantitativa han sido reforzar el balance general de quienes ya son ricos, al mismo tiempo que mantener deprimidos los salarios y crear una burbuja en el mercado de valores.

En un contexto donde el mercado de valores se desploma, la inflación del consumidor originada en el mercado de valores se esparce hacia otros lugares de la economía, los perdedores serán los ahorristas. No se beneficiarán de la burbuja accionaria y la inflación del consumidor, que amenaza con ser hiperinflacionaria, acabará con sus ahorros. Peor aún, puede suceder que sea imposible recuperar sus ahorros para el futuro.

Apuesta a la moneda
Esto nos conduce a otra lección importante, debido a que el dinero ya no es dinero, sino moneda, debe fluir siempre hacia algún lugar. Al igual que una corriente eléctrica, la moneda financiera debe moverse o morirá. El ahorro es esencialmente dejar que la moneda muera.

La razón por la que vemos cambios bruscos en lugares como el mercado de valores, la vivienda e incluso las criptomonedas es porque el dinero se está moviendo. Los ricos entienden esto y usan su educación financiera para entender hacia dónde se está moviendo el dinero, con frecuencia y anticipadamente. Siguiendo la vieja máxima, compran barato y venden caro. Además de eso, utilizan sus ganancias para comprar activos que les generan flujo de efectivo, aumentando exponencialmente su riqueza.

La buena noticia es que cualquiera puede hacer esto, si tiene un alto coeficiente financiero.

Si eres millennial, te sugiero que abras tu mente más allá del pobre plan financiero de ahorrar tu dinero.

Aprende cómo funciona realmente el dinero y como utilizarlo para ti. Al hacerlo, estarás ahorrándote un mundo de problemas en el futuro.

Si no eres milenial, esto también es válido.

Juega inteligente,

Robert Kiyosaki

La razón más estúpida del mundo para comprar una acción

La mayoría de la gente invierte para obtener ganancias de capital. Es por eso que se entusiasman cuando el mercado de valores sube o se aprecia el valor de su hogar. Pero eso es un error.

Por Robert Kiyosaki

Hace unos años, cuando estaba comenzando mi carrera como inversor en bienes raíces, consideré comprar una casa en Waikiki, Hawaii, como una inversión.

El problema era que la inversión me habría costado alrededor de USD 300 por mes.

En ese entonces, una pérdida de USD 300 al mes hubiera sido lo mismo para mí, como lo sería hoy la de USD 300.000 al mes.

Pero cuando hice los números y se los mostré a mi padre rico, éste preguntó: «¿Por qué quieres perder USD 300 al mes?»

«Bueno», le dije, «el agente de bienes raíces me explicó que la casa aumentaría de valor y que a partir de ahí obtendría una ganancia».

Mi padre rico se rió entre dientes y me repreguntó: «¿Cuántas casas puedes permitirte, que te cuesten USD 300 por mes?»

«Pero probablemente aumentará de valor, y luego podré recuperar mi dinero cuando lo venda».

«Probablemente tengas razón», dijo mi padre rico, «pero no respondiste mi pregunta. ¿Cuántas inversiones puedes permitirte, que te cuesten USD 300 por mes?»

En ese momento, mi ingreso neto después de los impuestos era solamente de USD 2.000 al mes y mis gastos de alrededor de USD 1.800 al mes, por lo que en realidad no podía pagar ni una sola casa que me costara USD 300 por mes, incluso si subía de precio en algún momento en el futuro.

Así que mi respuesta fue tímida: «No puedo permitirme ni una inversión si esto significa que pierdo dinero».

Con una sonrisa en su rostro, mi padre rico dijo: «Recuerda lo que te he estado enseñando. Cualquier tonto puede perder dinero en una inversión. Eso no requiere de mucha inteligencia financiera».

Este consejo puede parecer simple, pero si lo piensas bien, millones de inversores apuestan su dinero y reciben poco o nada a cambio. En otras palabras, su inversión les cuesta dinero en lugar de generarles dinero.

Por ejemplo, millones de trabajadores ponen su dinero en planes de jubilación con la esperanza de que algún día en el futuro haya suficiente en la cuenta para su retiro.

Y millones de personas ahorran un poco de dinero, ya sea en un banco o debajo del colchón, y reciben poco o nada a cambio. Todos ponen dinero para invertir en vez de recibir por invertir.

La lección que mi padre rico me había dado me retumbaba en la cabeza: invertir te debe hacer más rico, no más pobre. Una inversión debería ser capaz de poner dinero en mi bolsillo cada mes, no sacarlo.

Para él, era un milagro que tantos vendedores de servicios financieros pudieran convencer a personas ingenuas financieramente de que era inteligente pagar dinero para invertir.

Quería que la gente aprendiera a buscar con más fuerza mejores inversiones, que fueran inversores profesionales en lugar de ingenuos.

La diferencia entre ganancias de capital y flujo de efectivo
La mayoría de la gente invierte para obtener ganancias de capital. Es por eso que se entusiasman cuando el mercado de valores sube o se aprecia el valor de su hogar. Así es como invierte la mayoría de las empresas de bienes raíces. También es lo que la mayoría de las personas hacen cuando invierten en la bolsa.

Las personas que invierten para obtener ganancias de capital están apostando.

Lo dijo Warren Buffett:

“La razón más estúpida del mundo para comprar una acción es que está subiendo”.
Invertir para obtener ganancias de capital también es la razón por la cual la mayoría de los inversores se deprimen cuando el mercado de valores cae o cuando su casa disminuye de valor.

Una persona con educación financiera invierte tanto en el flujo de efectivo como en las ganancias de capital. Hay dos razones principales para esto:

Razón #1: El dinero debe fluir desde el activo y producir flujo de efectivo, o pierde valor. En otras palabras, si tu dinero solo se estaciona esperando una apreciación o un aumento en el precio de la acción, ese dinero no es productivo y te sirve para nada.

Razón #2: Invertir para obtener flujo de efectivo elimina la mayor parte del riesgo de invertir. Es difícil sentirse como un perdedor, siempre y cuando el dinero fluya hacia tus bolsillos, incluso si el precio de tus activos se ha depreciado. Por otro lado, si su activo se aprecia, es un bono adicional por encima del flujo de efectivo.

Mi esposa y yo somos socios en una compañía petrolera. Invertimos en petróleo tanto para el flujo de efectivo como para acceder a ganancias de capital. La primera vez que perforamos para obtener petróleo, fue por alrededor de USD 25 por barril y estábamos contentos con el flujo de caja cada mes.

Cuando el petróleo llegó a USD 140 por barril, nuestros pozos aumentaron de valor debido a las ganancias de capital, y nos sentimos aún más felices. Hoy, con el petróleo a USD 65 por barril, todavía estamos contentos porque el efectivo continúa fluyendo hacia nuestros bolsillos, independientemente del valor del pozo y de los barriles que de él se extraen.

Si te gustan las acciones, es mejor invertir primero en una que genere un dividendo estable, que es una forma de flujo de efectivo.

Ese es mi consejo.

Robert Kiyosaki